¿Por qué coworking?

Zona Autónoma Coworking
Zona Autónoma Coworking

¿Por qué trabajar en un espacio de coworking? Hay muchas ventajas a nivel profesional y también a nivel personal. Está comprobado que el rendimiento laboral mejora notablemente ya que el autónomo o profesional que trabaja de manera deslocalizada se encuentra en un ambiente más estimulante.

Muchos trabajadores por cuenta propia o ajena se cuestionan por qué trabajar en un coworking de mesas compartidas u oficinas. Es el lugar propicio para realizar networking. Puedes compartir ideas creativas que a veces pueden dar grandes frutos como nuevos proyectos o ideas innovadoras de negocios.

En lo personal y social, el coworking también aporta un gran cambio en la vida de los usuarios. Poder conocer gente nueva, participar en eventos, talleres gratuitos, compartir horas de trabajo en un ambiente cómodo y enriquecedor. La jornada laboral sea un experiencia más enriquecedora. El coworking es más que una oficina de trabajo, es un espacio social que permite desarrollar ideas, proyectos y crecer en muchos aspectos.

Compartir un ambiente de trabajo tiene muchas ventajas a nivel profesional y personal. A continuación, te presentamos 7 razones por qué elegir un espacio de coworking:

1. Conseguir más tiempo libre

El tiempo libre es un efecto que experimentarás desde la primera semana de compartir una mesa de trabajo. Trabajar en un coworking aumenta el rendimiento y la organización del día a día. Básicamente es porque el trabajo deslocalizado en un coworking obliga a llevar un horario más o menos flexible, dependiendo del trabajador o las tareas a realizar. Desaparecerán los “ladrones de tiempo”, esos paseos a la nevera, el poner una lavadora entre descanso o simplemente, salir a hacer la compra. Trabajar en un coworking te ayuda a concentrarte en tus tareas diarias y esto permitirá acabar el día con más tiempo libre para realizar otras actividades.

2. Tu casa será tu hogar nuevamente:

Al trabajar en un un coworking tu casa dejará de ser tu oficina, el salón ya no será el despacho y la cocina la cafetería. Este es un error que los autónomos o los trabajadores deslocalizados cometen muy a menudo pensando que trabajar desde casa es la panacea.

El ser humano es un animal de hábitos y debemos permitir a la mente desconectar del ambiente de trabajo y separarlo de nuestra vida laboral. Optar por trabajar en un coworking permitirá que llegues a tu casa y sentir que has acabado la jornada laboral. Vuelves a tu zona segura, sin papeles ni carpetas por todos lados. Se acabaron las manchas de aceite en los documentos importantes o que tu perro te destroce el informe que habías preparado.

3. Socializar con gente nueva y diversa:

Entrar en un espacio de trabajo compartido es como llegar a una cena para la hora del café. Pero esta sensación desaparece rápidamente cuando te des cuenta que es muy fácil socializar. Cuando compartes una mesa de trabajo o vas a la zona de descanso y te encuentras a otras personas en tu misma situación todo cambia.

Verás que es muy fácil integrarse, especialmente cuando el local de coworking no es especializado, sino que, está abierto a todo tipo de profesionales. Es el mejor lugar para hacer networking o escuchar ideas nuevas. Verás cómo afecta de manera creativa para realizar tus tareas. Puedes conocer otras formas de pensar o abordar problemas cotidianos. El éxtasis viene cuando descubres que incluso puedes poner en marcha proyectos nuevos con gente que piense como tú.

4. En un coworking no eres «uno más»

Para que un coworking funcione todos sus miembros deben colaborar y participar de lo que se realice en el día. Todos los usuarios de un coworking tienen voz activa y los gestores lo saben. De eso dependerá que, el espacio de coworking sea un ambiente cómodo y que los coworkers decidan permanecer en una zona de trabajo compartida.

5. Recuperarás una habitación más en casa:

Ya podrás hacer cenas en la mesa del salón, convertir tu despacho en el nuevo trastero ,un gimnasio… quién sabe, incluso ampliar la familia.

6. Recibir clientes y organizar reuniones:

Aunque el camarero de tu cafetería habitual se ha convertido ya en tu amigo y el local tiene toque hipster y bien decorado, nunca faltan ruidos molestos. Una charla café está muy bien para un elevator pitch, pero para una presentación o para organizar un proyecto siempre hará falta un ambiente más tranquilo. La mayoría de espacios de coworking tiene salas de reuniones que puedes reservar y así tener más intimidad.

7. Mejora tu dieta y no comas en soledad:

Compartir un espacio de trabajo implica muchas veces quedarte a comer. Hacerlo cada día con gente diferente, suele ser un momento de descanso en el que los coworkers se reúnen y cada uno saca su comida. Es un momento muy enriquecedor porque es más relajado y puedes conocer a tus compañeros coworking de una manera diferente.

Ver los tuppers de otros despertará tu espíritu competitivo y tu lado más healthy. A la par de mejorar tus hábitos de salud, verás lo creativo que puedes llega a ser comiendo sano. Ni qué hablar de los perfectos bodegones para tus redes sociales. Desempolva hashtags como #foodie #healthy o #veggie si eres muy valiente.

Zona Autónoma Coworking

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.