ladrones de tiempo

Los ladrones de tiempo

Los ladrones de tiempo
Zona Autónoma Coworking

Son las 8 de la mañana y suena el despertador. Hoy es un día nuevo y te levantas con esa actitud. Llegas a tu coworking con toda la energía. Sin embargo, llega las 6 de la tarde y ves que no has podido acabar lo que tenías programado para hoy. ¡Cuidado! Has sido víctima de los ladrones de tiempo. A continuación, encontrarás los 7 ladrones de tiempo más comunes y te daremos algunas pistas para combatirlos.

1. Internet y Redes Sociales

Es el cabecilla de la banda. A no ser que tu trabajo esté ligado directamente con la gestión de redes sociales, puedes poner freno a este desalmado. ¿Quién no eche un vistazo a Facebook o Instagram durante las horas de trabajo, que tire la primera piedra. Si tu móvil tiene la opción de control de tiempo en redes, es un buen momento para habilitarlo. Te sorprenderás de las horas de media que utilizas al día para fisgonear. Te presentamos dos soluciones muy fáciles:

  • Establece franjas horarias fijas para revisar tus redes. Verás que la vida no pasa tan rápido como crees. Deja a los algoritmos que decidan por ti y te muestren el resumen del día.
  • Programa tus posts o feed. De acuerdo, no eres un community manager, pero si estableces unas horas concretas para publicar, verás que incluso la interacción con tus seguidores mejorará y tendrás mayor control de lo que pasa en tus redes. Evita compartir todo lo que te pase, así tus posts tendrán mayor calidad.

2. Correo electrónico

¡Pero si es mi herramienta de trabajo! Sabemos lo importante que es para un autónomo, emprendedor o trabajador deslocalizado el correo electrónico. Pero el email roba más tiempo de lo que crees porque tenemos la falsa creencia que debemos contestar a ellos al momento de recibirlos. El correo electrónico no es un chat. Tres consejos muy útiles:

  • Acaba lo que estás haciendo antes de contestar un correo.
  • Establece un orden de prioridades. Aprende categorizar por urgente, importante o aplazable.
  • Evita los hilos. Si intercambias más de dos correos electrónicos con alguien, llama y al final envías un email con el resumen de lo hablado para dejar constancia.

3. Teléfono móvil

Este ladrón es de cuidado. Mira cuántos grupos de Whatsapp dedicados a tu trabajo tienes. Es cierto que vivimos en el mundo de la inmediatez y que cada vez se nos exige que demos respuesta a las cosas de la manera más rápida posible. Pero cuidado con aparecer en línea siempre, este ladrón siempre quiere más y más y puede llegar a quitarte muchas horas del día. Plan de choque:

  • Reúnete con tus colaboradores y establece un código de comunicación. Urgente por Whatsapp, no urgente por mail.
  • Evita iniciar conversaciones innecesarias con tus compañeros, guarda lo bueno para el momento del café. Verás que bueno es volver a socializar con tus colegas.
  • Llama antes de escribir. La comunicación escrita anula el canal auditivo y el receptor tiene que adivinar el tono de tu mensaje. Esto puede producir serios problemas de comunicación. Además consigues una mejora en tus relaciones laborales.

4. Reuniones

Nadie dice que no seas necesarias, pero es cierto que a veces se hacen reuniones por hacer. Evita llamar reunión operativa a todo. Si no hay nada de qué hablar, desconvoca la reunión. Establece un tiempo máximo y sé muy disciplinado con ello. Exige lo mismo para tus colaboradores.

5. Interrupciones

¿Cuántas veces has estado haciendo cosas y alguien ha venido a pedirte algo? Si trabajas con colaboradores en una oficina o en una zona de trabajo compartida, establece horas de consulta. Aprende a colgar el cartel de “ocupado” o dile adiós tu concentración.

6. Multitarea

A no ser que seas un pulpo, olvídate del mulitasking. Es una habilidad y como tal, se aprende con la práctica. Comienza aceptando dos tareas a la vez, pero en ningún caso, hagas dos tareas importantes al mismo tiempo o acabarás haciendo mal todas.

7. Procrastinar

Este ladrón se cuela en la lista porque depende más de ti que de otros. Pero frases como “esto lo dejo para mañana” o “¿un café? son las estrellas. Aplazar las tareas no es malo, ya hemos hablado de clasificar las tareas por prioridad, pero aplazar por pereza, sí. Muchas personas dejan de hacer tareas para poder tener tiempo libre, y en realidad es todo lo contrario, cuanto antes acabes más tiempo libre tendrás. No olvides que en tu cabeza esta tarea estará dando vueltas.

Banner inferior Zona Autónoma

Un comentario en “Los ladrones de tiempo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.